La violencia de Israel, también en Cisjordania: cientos de muertos y más de mil heridos

La violencia del Estado de Israel contra los palestinos no se limita a la masacre que están perpetrando en Gaza, sino también en Cisjordania. Un mes después de que se lanzó la ofensiva israelí, ya se cuentan por 165 los palestinos asesinados en Cisjordania por la acción combinada de las fuerzas armadas y los colonos israelíes. Al mismo tiempo, ya hay más de 2400 personas heridas y 900 desplazados de sus hogares.

Mientras en Gaza la operación militar de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) ya asesinaron a más de 10.000 palestinos, en su mayoría niños/as y jóvenes, en Cisjordania la violencia israelí destruye los hogares de los palestinos, avanza con la ocupación de los colonos y agrede a la población civil y desarmada de los campos de refugiados en Cisjordania.

Si la falsa excusa para el genocidio en Gaza es la supuesta guerra contra el «terrorismo de Hamas», en Cisjordania ya directamente no hay excusa, ya que Hamas no tiene presencia allí. Esto no detiene a Israel a profundizar su política genocida.

Los operativos con tanques y vehículos blindados en las ciudades palestinas se han vuelto cotidianos desde el 7 de octubre pasado. Todos los días los hospitales deben recibir a decenas de personas con heridas de bala en el abdomen, provenientes de disparos ejecutados por fuerzas de la FDI.

Destrucción israelí en Cisjordania
Destrucción israelí en Jenin, Cisjordania.

Sólo en la ciudad de Jenín, el ministerio de salud ya confirmó 30 asesinados y 162 heridos por las acciones de israelíes. Según la organización Médicos Sin Fronteras, Israel está bloqueando la llegada de ambulancias y camiones con suministros médicos al campamento de refugiados, lo que hace que la atención a los heridos sea muy dificultosa. Incluso han denunciado que varias de sus ambulancias resultaron atacadas con disparos.

Mientras las FDI escalan gravemente la violencia, los colonos israelíes imponen un clima de terror e inseguridad constante. Las acciones de destrucción de los hogares y la infraestructura de ciudadanos palestinos se han multiplicado, e incluso se destruyeron edificios públicos y religiosos, como mezquitas, sin ningún otro objetivo más que sembrar el terror y obligar al desplazamiento de la población, para avanzar con los asentamientos de colonos israelíes.

Desde hace un mes, unas 111 familias (905 personas) debieron abandonar sus hogares y desplazarse forzosamente por estas acciones de violencia en Cisjordania, según la ONU. A esto hay que sumarle la llegada de otros 6000 palestinos que residían en Gaza pero que tenían permiso de trabajo en Israel, y que les fue revocado. Incapaces de regresar a la franja en medio del enorme despliegue militar, debieron sumarse a las gruesas filas de palestinos que viven en campos de refugiados en Cisjordania, donde tampoco están exentos de la violencia.

La situación en Cisjordania es otra de las numerosas muestras que evidencian que esto no es una «guerra» y mucho menos el objetivo serían «los terroristas» como cínicamente afirma Israel con la complicidad de Estados Unidos y las demás potencias occidentales. Se trata de una lisa y llana operación de limpieza étnica contra los palestinos en el marco del proyecto colonialista e imperialista que es el Estado de Israel.

Seremos directos: Te necesitamos para seguir creciendo.

Manteniendo independencia económica de cualquier empresa o gobierno, Izquierda Web se sustenta con el aporte de las y los trabajadores.
Sumate con un pequeño aporte mensual para que crezca una voz anticapitalista.

Me Quiero Suscribir

latest articles

RESPONDER

¡Por favor ingresá tu comentario!
Nombre