Se fractura JxC: la UCR se declaró “neutral” y Larreta se despega del macrismo

La crisis terminal que atraviesa la coalición de Juntos x el Cambio (PRO – UCR – Coalición Cívica) se condensó en las primeras horas de la tarde cuando las altas esferas de la Unión Cívica Radical se reunieron en la Capital. Tras largas horas y idas y vueltas, Martín Lousteau (que compitió para la Jefatura de Gobierno de la Capital) y Gerardo Morales (pre – candidato a vice de Larreta) fueron los encargados de comunicar la decisión del partido político más longevo del país.

“Me parece muy grave lo que han hecho tanto Mauricio Macri como Patricia (Bullrich)” dijo Gerardo Morales desde la conferencia de prensa. “Me da vergüenza ajena. Están fuera de la coalición, es una falta de respeto para el radicalismo” acentuó el ex gobernador de Jujuy. De esta manera el radicalismo formalizó la ruptura de facto que se estaba gestando tras la conferencia de Bullrich.

En el mismo sentido se expresó Lousteau. “Patricia Bullrich y Mauricio Macri decidieron abandonar Juntos por el Cambio porque los partidos de la coalición hicieron el ejercicio que nosotros hicimos hoy. Nos reunimos para decir ‘ninguno de los dos’. El PRO ni siquiera se reunión. Tomaron una decisión unilateral. Eso es abandonar JxC: es abandonar el mecanismo de toma de decisiones colectiva”.

Los cabecillas del radicalismo hicieron hincapié en que su postura de cara al ballotage será de prescindencia o de neutralidad: no llamarán a votar ni por Massa ni por Milei. Pero queda claro que existen dentro de la UCR sectores que apoyarán tácita o explícitamente al oficialismo. Fue el propio Morales quien lo dejó entrever, a la vez que rechazó la idea de un “gobierno de unidad nacional” tal como la viene agitando Sergio Massa.

“No vamos a participar de un gobierno que está impregnado de kirchneristas y que ha degradado a la Argentina. [Pero] lo que viene con Milei es peor. Es un salto al vacío. Milei es mi límite. No vamos a integrar ningún tipo de gobierno”, dijo Morales. “La patria va a estar más en peligro con ella [Bullrich] y con Milei”.

Horas antes, ya había sido el diputado nacional de la UCR Mario Negri quien señalara que “el lugar de la UCR estará en la oposición, sin importar quién gane el ballotage”.

¿Y las palomas?

Además de casi dar por sepultada a la coalición, Morales se refirió a las turbulencias internas que atraviesa también el PRO. “No es todo el PRO [el que se fue con Milei]. Horacio [Rodríguez Larreta] no comparte esta posición. Tampoco la Coalición Cívica. Tampoco Pichetto. Ahora, Juntos por la Libertad será otro frente […]. Lamentamos que se hayan ido Patricia y Mauricio”, dijo al cerrar la conferencia.

En efecto, Elisa Carrió fue la primera en anunciar su neutralidad de cara al ballotage y descartar cualquier apoyo a Milei. María Eugenia Vidal (ex gobernadora de PBA y adláter de Larreta) también rechazó el apoyo a Milei durante las últimas horas.

Se espera que Horacio Rodríguez Larreta haga lo propio durante una conferencia de prensa a realizarse el día jueves. “No vamos a apoyar a Milei. Las diferencias con Milei son ideológicas, más allá de sus agresiones a Larreta” dijo un vocero del Jefe de Gobierno porteño.

Por estas horas, el sector del PRO afín a Larreta ya piensa en el fin de JxC y un nuevo armado electoral de cara al próximo período. El radio de acción de Larreta lo acercaría nuevamente a Lousteau, Morales y otros dirigentes del radicalismo como Monzó y los nuevos gobernadores (la UCR dirigirá 5 provincias) así como al sector de Elisa Carrió y la Coalición Cívica.

Los voceros de Larreta adujeron “diferencias ideológicas” con Milei pero, sobre todo, el rechazo del círculo rojo empresarial a la posibilidad de que el candidato ultraderechista llegue al gobierno. “Nadie [del círculo rojo” va a jugar para que Milei sea [presidente]” dijo un allegado a Larreta al diario La Nación.

La preocupación del llamado “círculo rojo” es compartida por la UCR, la CC y el sector larretista. Radica en el factor explosivo que podría tener una presidencia de Milei, quien ya declaró sus intenciones de lanzar una guerra abierta contra los trabajadores del país y contra los derechos democráticos como tales. Es cierto que también Larreta, los radicales y “el círculo rojo” de la  burguesía argentina desean atacar las condiciones de vida de los trabajadores de manera profunda. Pero lo que no desean es dinamitar las condiciones de gobernabilidad. Los moderados temen que un gobierno ultra pueda traer un nuevo estallido popular como el del 2001 o, incluso, como la lluvia de piedras contra la Reforma Previsional de Macri en 2017.

 

Seremos directos: Te necesitamos para seguir creciendo.

Manteniendo independencia económica de cualquier empresa o gobierno, Izquierda Web se sustenta con el aporte de las y los trabajadores.
Sumate con un pequeño aporte mensual para que crezca una voz anticapitalista.

Me Quiero Suscribir

latest articles

RESPONDER

¡Por favor ingresá tu comentario!
Nombre