Elecciones en Ecuador: el correísmo es la fuerza más votada pero no logra evitar el balotaje contra la derecha

Con el 93% de las mesas escrutadas, González fue la candidata más votada con el 33,23% de los votos, a 10 puntos de su escolta, el derechista Daniel Noboa. A pesar de la gran diferencia entre los dos candidatos, al no poder alcanzar el umbral del 40% de los votos, los ecuatorianos deberán definir su próximo presidente en una segunda vuelta.

González logró capitalizar por la centro-izquierda el enorme descontento popular con el actual presidente Lasso, quien tuvo que disolver el parlamento y adelantar las elecciones para evitar ser eyectado del poder mediante un juicio político.

Ecuador, de 18 millones de habitantes, se encuentra en una delicada situación económica y social. Dolarizado desde hace dos décadas, con 30% de pobreza y una deuda con el FMI que significan duros ajustes contra la población, ahora también el país enfrenta el flagelo de la violencia ligada al narcotráfico.

En sólo dos años, la tasa de homicidios cada 100.000 habitantes se duplicó en el país, relacionada a la creciente influencia de poderosos cárteles mexicanos y colombianos. Ecuador limita con Perú y Colombia, los dos mayores productores de cocaína del mundo.

Las elecciones en el medio de esta escalada de violencia narco produjeron una serie de asesinatos a alcaldes, diputados y candidatos que llevaron a que los ecuatorianos tengan que acudir a las urnas bajo Estado de Excepción. Incluso uno de los candidatos a la presidencia fue acribillado por un sicario en plena campaña electoral.

Frente a esta realidad de pobreza y violencia, el correísmo ve cada vez más cerca la posibilidad de retornar al poder, con Rafael Correa exiliado en Bélgica y luego de la vergonzosa «traición» del ex presidente Lenín Moreno, primero aliado a Correa y luego uno de sus mayores detractores.

Esta fortaleza relativa del correísmo se expresa también en la modesta elección del líder indígena de centro-izquierda Yaku Pérez, que logró el 4% de los votos, un descenso considerable teniendo en cuenta la gran elección que los movimientos indigenistas habían realizado en las elecciones de medio término de 2021.

Pero la ola de violencia narco también es capitalizada por la derecha, que logró instalar una agenda fuertemente represiva con la excusa de enfrentar la creciente influencia de los cárteles. Parte importante de los votos del derechista Daniel Noboa vinieron por este medio, a los que habría que sumarles opciones más cercanas a la ultraderecha, como el ex soldado Jan Topic, que alcanzó la importante suma del 15% de los votos.

Conquistar los votos de Topic en la segunda vuelta es fundamental para Noboa, quien ya declaró que no descarta una eventual alianza «en temas de seguridad» con el candidato de la ultraderecha, que hizo campaña referenciándose en el presidente de El Salvador, Nayib Bukele.

El otro gran factor que será decisivo para la segunda vuelta serán los votos que cosechó Christian Zurita, reemplazante del asesinado Villavicencio, que quedó tercero con el 17% de los votos, presentando una alternativa autoproclamada «de centro», con fuerte eje en luchar contra la corrupción.

La participación fue del 82% del padrón, lo que significa una alta concurrencia a las urnas, probablemente motivada por los acuciantes problemas económicos y sociales del país.

González y Noboa se enfrentarán en un balotaje el próximo 15 de octubre, con todas las miradas puestas no sólo en cómo se repartirán los votos de los demás candidatos que no entraron a la segunda vuelta, sino también como se desarrollará la campaña en medio de la más grave escalada de violencia en la historia reciente del país.

Seremos directos: Te necesitamos para seguir creciendo.

Manteniendo independencia económica de cualquier empresa o gobierno, Izquierda Web se sustenta con el aporte de las y los trabajadores.
Sumate con un pequeño aporte mensual para que crezca una voz anticapitalista.

Me Quiero Suscribir

latest articles

RESPONDER

¡Por favor ingresá tu comentario!
Nombre